La concha del caracol

Detalle de una concha de caracolTodo el mundo sabe que los caracoles emplean su caparazón para protegerse, pero la concha de un caracol tiene ciertas particularidades que la hacen única y tan intersante que incluso hay quienes las estudian y coleccionan.

La concha del caracol está compuesta en su mayoría de sustancias minerales, hasta un 98%, sobre todo de calcio. El resto de las conchas son materiales orgánicos como la conquiolina, que es una proteína propia de los caracoles. El peso de la concha de un caracol supone aproximadamente un tercio de su peso total y acompaña al caracol desde que nace aunque va creciendo y evolucionando con el paso del tiempo.

Su composición mineral le da a los caparazones de caracol una dureza y resistencia considerables, pero las condiciones climáticas y la alimentación les afectan. Por ejemplo en el caso del Helix Aspersa la humedad cambia el color de sus conchas; mientras los caracoles en ambientes secos tienen la concha clara, los que viven en ambientes más húmedos la tienen más oscura. Del mismo modo si un caracol no recibe suficiente aporte de calcio, su concha será débil y blanda.

Sin duda la habilidad de regeneración de la concha de los caracoles es otro de los detalles que las hacen únicas. El caracol además de conseguir que su concha crezca a medida que lo necesita, también es capaz de arreglarla en caso de desperfecto. Esto lo consiguen gracias a unas secreciones que suman el calcio a las zonas donde lo necesite.

Otra particularidad que caracteriza las conchas de caracol son las espirales que adornan su concha. Cada concha muestra un número de helices diferente que en ocasiones ayuda a identificar las especies. Algunas de estas espirales se muestran coloreadas con marcas características de cada especie mientras otras sólo se aprecian por la forma de las conchas. En el caso de los Helix Aspersa se pueden observar de 4 a 5 espirales mientras que otros caracoles como Eobania vermiculata presentan de 5 a 6 vueltas en su concha.

Otras marcas en las conchas permiten conocer la vida de un caracol. Por una parte es necesario analizar el peristoma, el borde de la concha. Si el peristoma se voltea y se proyecta hacia el exterior se dice que el caracol está bordado e indica que ya ha llegado a la edad adulta y puede reproducirse. Por otro lado, las épocas de inactividad por hibernación o estivación también se pueden ver en la concha, a modo de franjas, que indican las diferentes fases de crecimiento del caracol e incluso permiten calcular su edad.

Existen multitud de especies de caracoles que presentan coloraciones y dibujos tan diferentes en las conchas que los coleccionistas de conchas y los expertos en conquiliología examinan todas estas características para determinar tanto la especie como los eventos que han marcado la vida de cada caracol.

Esta entrada fue publicada en Blog de caracoles y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La concha del caracol

  1. Victor dijo:

    Hola queria saber que si para fortalecer la concha del carcacol le puedo dar calcio vitanminado en pastillas que sirve para tortugas y si puede tomarlo de que manera se lo doy o se lo pongo. Mucgas gracias

    • Caracooles dijo:

      Si el caracol necesita calcio lo busca, si lo encuentra en las pastillas se las comerá. Aunque puedes moler cáscara de huevo, conchilla de ostra o buscar algún pedazo de roca cálcica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>