Caracol blanquillo

Theba pisana (Muller, 1774)

Theba pisana

Theba pisana, también conocido como caracol blanquillo o caracol mediterráneo, es muy apreciado en la gastronomía andaluza. Se suele servir como tapa en bares del sur, en compañía de ejemplares de Cernuella virgata, donde se les llama caracoles chicos.

La coloración de esta especie es muy variable aunque su color de fondo acostumbra a ser claro y suele mostrar bandas estrechas de color oscuro, normalmente marrones, que pueden ser continuas o punteadas. Su concha es subglobosa con una hélice poco elevada de 5,5 a 6 vueltas y un ombligo casi totalmente cerrado.

  • Edad máxima En torno a 2 años
  • Tamaño Concha de 12-15 mm de diámetro y una altura de 9 a 12 mm
  • Comestible

Distribución

Original de Europa Occidental, frecuente desde las Islas Británicas, Holanda, Bélgica y Francia hasta el Mediterráneo, donde se extiende desde la Península Ibérica a la Balcánica. El blanquillo también hallado en el norte de África y ha sido introducida por humanos en países como Estados Unidos o Australia, donde puede llegar a convertirse en plaga.

Hábitat

Theba pisana normalmente se encuentra en zonas costeras y en entornos arenosos. Al contrario que otras especies de caracoles desarrolla su vida en climas cálidos incluso expuesto directamente al sol. Es frecuente encontrarlo estivando en postes, vallas, plantas y troncos junto con otros de sus congéneres. En las regiones más frías estos caracoles no estivan, pero no resistirán las heladas del invierno.

Reproducción

Es hermafrodita como otros caracoles, pero no tiene la capacidad de autofecundarse, necesita aparearse con otro individuo. Las puestas del Theba pisana son de unos 70 huevos que tardan unos 20 días en eclosionar. En situaciones de sequedad pueden tardar más en nacer.

Consulta otros caracoles en el indice de especies de caracoles terrestres.